martes, 3 de julio de 2018

Sobre las ideas filosóficas de los primeros pensadores griegos


Tal como se ha venido trabajando, la historia de la filosofía se nos aparece divida en periodos, de acuerdo o no con ellos, en el presente ciclo vamos a abordar la filosofía antigua. Como los demás periodos, ésta tiene como eje determinadas problemáticas que encausan la investigación. Los historiadores de la filosofía se han encargado de señalar cinco problemas centrales: el problema cosmológico, el problema antropológico, el problema ontológico, el problema ético y el problema teológico. (Orozco C. Álvaro, 1994). 

En esta entrada abordaremos el problema filosófico de los llamados Milesios, que hacen parte de las denominadas Escuelas presocráticas, es decir, las escuelas anteriores a Sócrates. El problema de estos pensadores parte de la investigación cosmológica, entre estos tenemos a Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxímenes y a Heráclito, centrados en descubrir el Principio, o sea, aquello que puede convertirse en todo lo demás y seguir siendo el mismo, o aquello que rige los fenómenos del cosmos. 

Rafael Sanzio, (1483-1520). La escuela de Atenas.

Los milesios


Como hemos dicho, con el nombre de Los milesios se conocen a los primeros pensadores, formados en la ciudad de Mileto (Asia Menor). Estos, pasando de la interpretación mítica de la realidad a la observación de la misma, formularon ideas acerca del movimiento y la transformación de las cosas vistas, preguntándose por el principio generador de tales movimientos, que dan origen al nacimiento y a la muerte de las cosas que observaban; llegando a plantear entonces la idea de physis. De allí se entiende que este primer momento de la historia del pensamiento sea entendido como fisicismo, cuyo propósito es obtener una visión más objetiva de las cosas. Entre el fin del siglo VII y los comienzos del VI a. de C., dice Rodolfo Mondolfo, el problema cosmológico es el primero en destacarse netamente como objeto de investigación sistemática distinta, del indistinto complejo de problemas que ya ocupaban la mente de los griegos aún antes del surgimiento de una reflexión filosófica verdadera y propia.
Este desarrollo sistematico es el resultado de varios factores: la asimilación de conocimientos científicos provenientes de las civilizaciones orientales; la acentuación del interés por la observación de la naturaleza, como consecuencia del desarrollo de la navegación y de la colonización, de la agricultura y de la técnica; la mayor facilidad para observar el mundo exterior y para aprehender las grandes líneas de os fenomenos maores y de sus vicisitudes regulares y constantes. De todo ello se deriva, en los comienzos de la filosofía griega el predominio del problema de la naturaleza: es decir, el principio primordial generador de todas las cosas, del proceso de formación y del orden del cosmos, del ciclo de generaciones y disoluciones de la realidad universal.” (Mondolfo, R. 1969, p.35. Citado en: Orozco, Á, 1994, p. 38).

Physis

Se entiende por physis la sustancia de la cual todo nace y todo vuelve, caracterizada por lo viviente, el nacimiento y la muerte; la physis goza de autonomía, dado que cualquier cosa viviente es por sí mismo. En ese sentido, la naturaleza cumple con este proceso autónomo del sí mismo, conocido como autodeterminación. Además, tiene un estatus de objetividad que la distingue de lo propio subjetivo, es decir, subsiste independientemente. La idea de physis está anclada o relacionada al concepto de arkhé, que significa aquello que se puede conservar a través y en medio de todo; principio y origen. El arkhé tiene tres fundamentos: Comienzo – Principio – Origen; Termino – Desembocadura – Telos; Soporte – Consistencia – Coherencia, identidad del objeto – sustancia. Todo lo que cumpla esos principios es considerado naturaleza. 


Un sabio atraviesa la imagen medieval del mundo. Xilografía de 1888 realizada al estilo de C. 1520.
Tales de Mileto
Copia helenística de una escultura de Tales. En: Hoffe Otfried. Breve historia de la filosofía ilustrada. Barcelona: Península.

Nacido alrededor del año 624 a.C y fallecido en el año 546 a.C. Se considera a Tales de Mileto como uno de los siete sabios de Grecia. Tales se interesó por el arkhé de las cosas, es decir, el principio del cual se originan. En este proceso, consideraba que todo provenía del agua, puesto que, mediante observación, pudo darse cuenta que las cosas vivientes estaban en contacto con la humedad. Todo es agua y está todo hecho de Dioses, de esa afirmación se puede decir que Tales de Mileto consideraba que todo está lleno de Dioses, que las cosas encierran un alma, a esto se le conoce como hilozoísmo. Para Tales de Mileto, Dios era sólo un adjetivo y no existe como tal, pues sólo existe la divinidad. No hay ningún otro objeto por el cual percatarse de los principios de la naturaleza más que de la razón. La verdad se conoce con el concepto, y este concepto se constituye de percepción. El lenguaje del mito es la imagen de la representación en cuanto el objeto es representado, perdiendo universalidad. Fue el primero de los pensadores presocráticos que dijo que el agua era el principio de todo, el origen, el elemento del que procedían todas las cosas y al que todas retornaban. No hablaba ya del ser particular, singular, que aparece a los sentidos, y es también objeto de las ciencias particulares, sino del ser a secas, que se halla, sin más, en la naturaleza. (Orozco, 1994).

Anaximandro de Mileto
Fuente: Wikicommons.

Nacido en el año 610 a.C, fallecido en el año 547 a.C. Se conoce a Anaximandro como discípulo de Tales de Mileto y como un gran naturalista de su época. Sobre la realidad de las cosas nos dice que éstas provienen del apeiron y a él vuelven; el apeiron es aquello que es indeterminado, infinito e ilimitado. Es por sí mismo algo divino, inmortal, incorruptible, que todo lo abarca y todo lo dirige, sin poseer él un principio, pues carece de limites: el apeiron es ingendrado. También es conocido como el primero que confecciona un mapa en el que se explica la existencia del mar, la construcción del globo terrestre; habla de la separación de contrarios, por ejemplo: caliente-frío, seco-húmedo, etc, introduce el concepto de cosmos, que se entiende como un conjunto en el cual todo acontecimiento está regido por una íntima coherencia. (Orozco, 1994, p. 41).
 

Anaxímenes de Mileto 


Nacido en el año 588 a.C (en otros trabajos, 546-45 a.C), fallecido en el año 524 a.C (en otros trabajos, 528-25). El principio que considera generador de las cosas, la materia que anima el mundo, es el aire; su observación de la naturaleza le dijo que las cosas se dilatan por el calor y se contraen por el frío, el último por condensación y el primero por rarefacción.
Referencias bibliográfícas
Mondolfo, R. (1969). El pensamiento Antiguo. Tomo 1. Buenos Aires: Editorial Lozada.

Orozco, Á. (1994). El saber filosófico. Barranquilla: Ediciones Cultura Caribe. 


Hoffe Otfried. (2003). Breve historia de la filosofía ilustrada. Barcelona: Península. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario